VEN ESPÍRITU SANTO Y RENUEVA LA FAZ DE LA TIERRA

El 16 de Octubre de 1974, su Santidad dijo:

04 Oct 2014
(0 votes)
 


"Lo que ahora nos urge afirmar, es la necesidad de la gracia, es decir, de una intervención divina que supera el orden natural, tanto para nuestra salvación personal como para el cumplimiento del plan de redención en favor de toda la Iglesia y de la entera humanidad a la que la misericordia de Dios llama la salvación.
La necesidad de la gracia supone una carencia imprescindible por parte del hombre; supone la necesidad de que el prodigio de Pentecostés tenga que continuar en la historia de la Iglesia y del mundo; y en ello en la doble forma en la que el Don del Espíritu Santo se concede a los hombres: Para santificarlos (y esta es la forma primaria e indispensable por la que el hombre se convierte en el objeto del amor de Dios) gratum faciens (como dicen los teólogos), y, después, para enriquecerlos con prerrogativas especiales que llamamos carismas (gratis data), ordenados al bien del prójimo y especialmente en la comunidad de los fieles. Hoy se habla mucho de esto; y teniendo en cuenta la complejidad y la delicadeza de este tema, no podemos menos de augurarnos que, además de la gracia, venga también hoy sobre la Iglesia de Dios, una nueva abundancia de carismas" (Ibid.)
El 18 de Mayo de 1975, en la homilía de la Solemnidad de Pentecostés dijo:
"Quisiéramos nosotros hoy no solamente poseer inmediatamente el Espíritu Santo, sino también experimentar los efectos sensibles y prodigiosos de esa maravillosa presencia del Espíritu Santo dentro de nosotros. Porque sabemos que el Espíritu Santo es luz, es fuerza, carisma, infusión de una vitalidad superior, capacidad de superar los límites de la actividad natural, es riqueza de virtudes sobrenaturales, riqueza de dones, los célebres siete dones, que hacen rápida y ágil la acción del Espíritu Santo, coordinada con el complejo sistema psicológico humano, es riqueza de frutos espirituales, que adornan bellamente el fértil jardín de la Esperanza cristiana" (Ibid.).
H19 de Mayo, el Santo Padre proclamó su discurso al 111 Congreso Internacional del movimiento Católico de Renovación Carismática:
El pasado mes de Octubre dijimos en presencia de algunos de vosotros que la Iglesia y el mundo necesitan más que nunca que 'El prodigio de Pentecostés se prolongue en la historia' (L'Osservatore Romano. Edición en Lengua Española, 20 de Octubre de 1974, Pg. 2), en efecto, el hombre moderno embriagado por sus conquistas, ha llegado a creer para decirlo con palabras del último concilio, que 'él es su propio fin, el único artífice y demiurgo de su propia historia' (Gaudium et Spes 20,1). Desgraciadamente ¡para cuantos de los que por tradición, siguen profesando su existencia y, por deber, siguen dándole culto, Dios se ha convertido en algo ajeno a su vida!.
Para un mundo así, cada vez más secularizado, no hay nada más necesario, que el testimonio de esta 'renovación espiritual' que el Espíritu Santo suscita hoy visiblemente en las regiones y ambientes más diversos.
Las manifestaciones de esta renovación son variadas: Comunión profunda de las almas, contacto íntimo, oración a menudo comunitaria, donde cada uno, expresándose libremente ayuda, sostiene y fomenta la oración de los demás; basado todo en una convicción personal
Entonces, esta 'renovación espiritual', ¿cómo no va a ser una suerte para la Iglesiaypara el mundo?y en este caso ¿cómo no adoptar todos los medios para que continúe siéndolo ? " (Ibid.).
Su Santidad Pablo VI, en la exhortación apostólica Evangelii Nuntíandí, en el No. 75 habla sobre:
"No habrá nunca evangelización posible sin la acción del Espíritu Santo...
...Las técnicas de evangelización son buenas, pero ni las más perfeccionadas, podrían reemplazar la acción discreta del Espíritu.
La preparación más refinada del Evangelizador, no consigue absolutamente nada sin él. Sin él, la dialéctica más convincente es impotente sobre el Espíritu de los hombres. Sin él, los esquemas más elaborados sobre bases sociológicas y sicológicas se revelan pronto desprovistos de todo valor.
Nosotros vivimos en la Iglesia un momento privilegiado del Espíritu. Por todas partes se trata de conocerlo mejor, tal como lo revela la Escritura. Uno se siente feliz de estar bajo su moción. Se hace asamblea en torno a él. Quiere dejarse conducir por él" (E.N.75).

Last modified on Sábado, 04 Octubre 2014 16:09

BOLETIN DE NOTICIAS

Reciba todas nuestras noticias en su correo electronico

  • Vuelva e escuchar nuestros programas radiales
  • Lea nuestros editoriales

Contáctenos

 Santa Rosa de Viterbo - Boyacá - Colombia
 -8-7861090
Fax:  -8-7861090
Template Settings

Color

For each color, the params below will give default values
Blue Brown Green Pink Violet
Layout Style
Select menu